Próxima estación: Luceros


A falta de dos semanas para que las cuadrillas terminen los últimos detalles de la estación del Tranvía bajo la plaza de los Luceros, el trabajo es frenético. El punto neurálgico de las comunicaciones tranviarias en la ciudad de Alicante, junto con la próxima parada en la Estación Intermodal, hierve de actividad.

El vestibulo diseñado por el arquitecto García Solera está casi completo, al igual que sus accesos por las avenidas Fedrico Soto y General Marvá. Ya no están las rampas de barro por las que entraban y salían los camiones con material y tierra, sino unas escaleras que permitirán un paseo continuo entre las dos avenidas pasando por la rotonda subterránea, siete metros por debajo de la escultura de Bañuls.

A pesar de que el día está nublado, las lucernarias instaladas en las entradas a la plaza por la superficie la dan luminosidad suficiente para observar el acabado grisáceo de las paredes y la instalación del ascensor, ubicado junto a un jardín inglés. Las conducciones de agua ya están instaladas, y en breve se colocarán las plantas que darán verde al vestíbulo. «Cuando crezcan, taparán parte del ascensor», explican algunos trabajadores encargados de las obras.

Entrado desde Soto a la izquierda queda el ascensor, el jardín, dos locales (para una cafetería y un quiosco en el que será punto de encuentro de Alicante) y el paso al nuevo aparcamiento. Tendrá 180 plazas distribuidas en tres plantas, las dos primeras sin pilares. Un estacionamiento que podría estar disponible para final de año, si los trámites burocráticos lo permiten.

A la derecha, las oficinas y las escaleras mecánicas que dan acceso al andén. Catenarias y vías ya están situadas a una cota de 18 metros sobre la rasante del suelo. Siguiendo los raíles en dirección al Mercado Central se accede al túnel, casi acabado. Al fondo se divisan dos tranvías en la estación de Mercado Central esperando partir en dirección a El Campello. Sólo faltan unos meses para que los mismos vagones lleguen hasta la plaza más emblemática de Alicante, puesto que está previsto que en junio se abra la nueva parada. Y las obras hacen pensar que así será.

Las vías, calculadas al milímetro, están colocadas y ahora se trabaja en las soldaduras. Cada trozo de raíl mide 18 metros y las uniones se hacen de manera artesanal. Esto ralentiza un poco más los trabajos, pero todavía están dentro de los plazos. Después se compactan con unas telas que reducen el sonido y las vibraciones del tranvía. Más tarde, se recubrirá de asfalto para que queden como si el tranvía circulara en superficie. «Así, un coche podría circular sin problema.’ Está pensando para los vehículos de emergencia», explican los técnicos.

Estos detalles se han pensado también para las comunicaciones. Incluso dentro del túnel se puede hablar por móvil.

Cuando esté terminado este tramo, tan sólo hará falta quitar las toperas que hay en el Mercado Central para que el tranvía siga hasta Luceros. La unión de las vías se ejecutará unos metros más adentro de la actual parada de término, sin afectar al servicio.

Por el otro lado, todavía se trabaja a ras de suelo. La siguiente parada, Estación Intermodal, estará situada bajo la plaza delante de la terminal ferroviaria de Alicante. Éste será el siguiente proyecto que la Conselleria de Infraestructuras ejecutará, cuando se decida cómo quedará la estación del AVE.

enllaç

Aquesta entrada s'ha publicat en Estacions, TRAM i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s