La falta de un papel retrasa la puesta en marcha del tranvía a la Universidad


La Conselleria de Infraestructuras ultima la construcción de la Línea 2 del tranvía (Alicante-Universidad-San Vicente), pero se ha encontrado con un obstáculo administrativo que, si no se soluciona en los próximos días, impedirá su puesta en marcha, tanto si el operador final es privado o público, la propia Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana. Ésta es la desagradable noticia con la que se han encontrado los rectores del Ente Gestor de la red de Transportes y Puertos de la Generalitat (GTP) tras reincorporarse al trabajo después de las vacaciones.
Con la futura y emblemática estación del campus de San Vicente en su recta final, a Valencia no ha llegado todavía el permiso de la Intervención General del Estado (IGAE) -documento que se esperaba en julio-, último trámite que queda por completar para poder licitar el concurso público y adjudicar la gestión de la línea. Lo normal es que sea la empresa adjudicataria la que realice las pruebas finales de carga para comprobar la línea antes de empezar a explotarla, por lo que, en estos momentos, la anunciada puesta en servicio para primeros de 2011 está en el aire.
Fuentes del Ministerio de Economía y Hacienda apuntaron que la tramitación de la autorización que permita la licitación es complicada, ya que, incluso, en ocasiones hay que consultar con la Unión Europea al ser un proyecto de financiación mixta (iniciativa pública y capital privado).
La futura Línea 2 (Alicante-Hospital-Universidad-San Vicente) [B]se privatizará durante 15 años y, además, también se dejará en manos de la iniciativa privada la gestión y la explotación de las cuatro estaciones emblemáticas de la red tranviaria (Marq, Mercado, Luceros y futura intermodal) durante cuarenta años.[/B] Dos decisiones que [B]proporcionarán unos ingresos cercanos a los 350 millones de euros que el Consell utilizará directamente para culminar la extensión del tranvía al aeropuerto de El Altet y Benidorm.[/B] El Consell necesita liquidez y para ello ha recurrido al reglamento 1.370/2007 del Parlamento y Consejo europeos, que avala la gestión privada del ferrocarril.
El Consell pretende que la L-2 Alicante-San Vicente, que en un futuro arrancará desde el barrio de Babel, sea gestionada por un operador privado. [B]Una línea para la que se prevé un tráfico anual inicial de 6,3 millones de usuarios que alcanzará los 11,5 millones en siete años[/B] y que está llamada a ser la joya de la corona de la red del tranvía. No sólo porque en el campus de San Vicente estudian 25.000 alumnos, sino porque los tranvías darán servicio al centro de la ciudad, barrios, Hospital General y al municipio de San Vicente. El operador que resulte elegido deberá pagar al año unos 24 millones de euros al Ente Gestor del Transporte metropolitano por, entre otros conceptos, la utilización de la infraestructura y el arrendamiento de los tranvías que seguirán siendo de Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana. A esta cantidad hay que añadir el abono de otros 4 millones de euros al año a la empresa que se quede con las estaciones. Sus ingresos llegarán de los billetes y de una tarifa técnica que le abonará el Consell.
La inversión económica en esta línea supera los 100 millones de euros (parte ya los han invertido el Consell y el resto los aportará el explotador) y, según los estudios que maneja la Conselleria de Infraestructuras, su inauguración supondrá, de inmediato, la reducción en un 22% del tráfico de vehículos entre la Universidad, San Vicente y Alicante, unos 3,5 millones de vehículos al año.
Las obras de la infraestructura principal de la parada del tranvía en la Universidad de Alicante han concluido y los técnicos calculan que en un mes estará finalizado todo el equipamiento. La cubierta del andén más próximo la Universidad adquiere una relevancia especial al generar una amplia zona de sombra. Además, se ha ampliado la zona verde con nuevos pinos y creado una gran superficie peatonal. La zona verde se irá adaptando al desnivel natural del terreno y ofrecerá un recorrido sin barreras arquitectónicas facilitando la movilidad de los peatones y su conexión con lo caminos que enlazan con los jardines del Campus.
El trazado común para todas las líneas del tranvía arranca en la estación de Luceros y se bifurca en un paso elevado poco antes de llegar a la Serra Grossa en la Goteta. Mientras la Línea 1 (actualmente en servicio) continúa en dirección al mar, la Línea 2 gira hacia la parte trasera del centro comercial Plaza Mar 2 mediante el denominado “salto del carnero” (una plataforma de vías que pasa por encima de la actual de las lineas 1, 3 y 4).
El tramo continúa en paralelo a la ladera de la Serra Grossa y va enterrándose y girando hasta situarse en paralelo con la fachada del colegio Calasancio, donde comienza el siguiente tramo hacia el Bulevar del Pla.
Al comienzo de las obras se planteó la posibilidad de conectar directamente el vial perimetral del centro comercial con la rotonda del viaducto de la avenida de Dénia. El nuevo acceso quedó abierto al tráfico en junio de 2009. Esta actuación hizo innecesaria la prolongación de la calle Madre Teresa de Calcuta, y permitió obtener el desarrollo suficiente en superficie para poder implantar la parada de la Goteta con la que satisfacer las demandas de la población del barrio y los usuarios del centro comercial, además de descongestionar de tráfico la zona y permitir la salida directa de vehículos en dirección centro. El lugar previsto para la parada de la Goteta se sitúa frente a la manzana de edificios, entre las calles Virgen de la Paloma y Virgen de las Injurias.

La Conselleria de Infraestructuras ultima la construcción de la Línea 2 del tranvía (Alicante-Universidad-San Vicente), pero se ha encontrado con un obstáculo administrativo que, si no se soluciona en los próximos días, impedirá su puesta en marcha, tanto si el operador final es privado o público, la propia Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana. Ésta es la desagradable noticia con la que se han encontrado los rectores del Ente Gestor de la red de Transportes y Puertos de la Generalitat (GTP) tras reincorporarse al trabajo después de las vacaciones.
Con la futura y emblemática estación del campus de San Vicente en su recta final, a Valencia no ha llegado todavía el permiso de la Intervención General del Estado (IGAE) -documento que se esperaba en julio-, último trámite que queda por completar para poder licitar el concurso público y adjudicar la gestión de la línea. Lo normal es que sea la empresa adjudicataria la que realice las pruebas finales de carga para comprobar la línea antes de empezar a explotarla, por lo que, en estos momentos, la anunciada puesta en servicio para primeros de 2011 está en el aire.
Fuentes del Ministerio de Economía y Hacienda apuntaron que la tramitación de la autorización que permita la licitación es complicada, ya que, incluso, en ocasiones hay que consultar con la Unión Europea al ser un proyecto de financiación mixta (iniciativa pública y capital privado).
La futura Línea 2 (Alicante-Hospital-Universidad-San Vicente) [B]se privatizará durante 15 años y, además, también se dejará en manos de la iniciativa privada la gestión y la explotación de las cuatro estaciones emblemáticas de la red tranviaria (Marq, Mercado, Luceros y futura intermodal) durante cuarenta años.[/B] Dos decisiones que [B]proporcionarán unos ingresos cercanos a los 350 millones de euros que el Consell utilizará directamente para culminar la extensión del tranvía al aeropuerto de El Altet y Benidorm.[/B] El Consell necesita liquidez y para ello ha recurrido al reglamento 1.370/2007 del Parlamento y Consejo europeos, que avala la gestión privada del ferrocarril. El Consell pretende que la L-2 Alicante-San Vicente, que en un futuro arrancará desde el barrio de Babel, sea gestionada por un operador privado. [B]Una línea para la que se prevé un tráfico anual inicial de 6,3 millones de usuarios que alcanzará los 11,5 millones en siete años[/B] y que está llamada a ser la joya de la corona de la red del tranvía. No sólo porque en el campus de San Vicente estudian 25.000 alumnos, sino porque los tranvías darán servicio al centro de la ciudad, barrios, Hospital General y al municipio de San Vicente. El operador que resulte elegido deberá pagar al año unos 24 millones de euros al Ente Gestor del Transporte metropolitano por, entre otros conceptos, la utilización de la infraestructura y el arrendamiento de los tranvías que seguirán siendo de Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana. A esta cantidad hay que añadir el abono de otros 4 millones de euros al año a la empresa que se quede con las estaciones. Sus ingresos llegarán de los billetes y de una tarifa técnica que le abonará el Consell.
La inversión económica en esta línea supera los 100 millones de euros (parte ya los han invertido el Consell y el resto los aportará el explotador) y, según los estudios que maneja la Conselleria de Infraestructuras, su inauguración supondrá, de inmediato, la reducción en un 22% del tráfico de vehículos entre la Universidad, San Vicente y Alicante, unos 3,5 millones de vehículos al año.
Las obras de la infraestructura principal de la parada del tranvía en la Universidad de Alicante han concluido y los técnicos calculan que en un mes estará finalizado todo el equipamiento. La cubierta del andén más próximo la Universidad adquiere una relevancia especial al generar una amplia zona de sombra. Además, se ha ampliado la zona verde con nuevos pinos y creado una gran superficie peatonal. La zona verde se irá adaptando al desnivel natural del terreno y ofrecerá un recorrido sin barreras arquitectónicas facilitando la movilidad de los peatones y su conexión con lo caminos que enlazan con los jardines del Campus.El trazado común para todas las líneas del tranvía arranca en la estación de Luceros y se bifurca en un paso elevado poco antes de llegar a la Serra Grossa en la Goteta. Mientras la Línea 1 (actualmente en servicio) continúa en dirección al mar, la Línea 2 gira hacia la parte trasera del centro comercial Plaza Mar 2 mediante el denominado “salto del carnero” (una plataforma de vías que pasa por encima de la actual de las lineas 1, 3 y 4).El tramo continúa en paralelo a la ladera de la Serra Grossa y va enterrándose y girando hasta situarse en paralelo con la fachada del colegio Calasancio, donde comienza el siguiente tramo hacia el Bulevar del Pla.Al comienzo de las obras se planteó la posibilidad de conectar directamente el vial perimetral del centro comercial con la rotonda del viaducto de la avenida de Dénia. El nuevo acceso quedó abierto al tráfico en junio de 2009. Esta actuación hizo innecesaria la prolongación de la calle Madre Teresa de Calcuta, y permitió obtener el desarrollo suficiente en superficie para poder implantar la parada de la Goteta con la que satisfacer las demandas de la población del barrio y los usuarios del centro comercial, además de descongestionar de tráfico la zona y permitir la salida directa de vehículos en dirección centro. El lugar previsto para la parada de la Goteta se sitúa frente a la manzana de edificios, entre las calles Virgen de la Paloma y Virgen de las Injurias.

enllaç

Aquesta entrada s'ha publicat en Especial, Estacions, Gestió, L2, Línies TRAM, TRAM i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a La falta de un papel retrasa la puesta en marcha del tranvía a la Universidad

  1. Elkiko ha dit:

    Menos mal que he leído el papel del que se trataba. Porque al ver el titular, pensaba que era otro (así en rollo y con perrito tirando de él).

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s