Fomento ordena que se aceleren las obras del AVE


Adif y Avant pagan parte de los atrasos que debían a las constructoras que participan en la entrada a Alicante

El Ministerio de Fomento y la sociedad Avant han pagado en las últimas semanas parte de los atrasos que debían a las empresas que construyen los accesos del AVE a Alicante, tras ordenar la ministra Ana Pastor al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) que se aceleren los trabajos para intentar que el tren con Madrid pueda estar en servicio para las Hogueras en junio de 2013. Automáticamente, los trabajos se han agilizado esta misma semana.
Un reto complicado, no obstante, porque se ha perdido mucho tiempo, y desde mayo apenas se ha avanzado en una obra clave como es la entrada del tren de Alta Velocidad en Alicante. Un retraso que, junto a la falta de las vias entre Caudete y Villena, hizo saltar por los aires la excesivamente optimista previsión del anterior Ejecutivo, que aseguró que el AVE iniciaría su actividad en diciembre de este año. Lo que está decidido ahora es que el tren circulará entre Alicante y Madrid independientemente de que esté abierta la estación de Villena donde, en principio, habrá parada.
Adif anuncia por otro lado, el comienzo inmediato de la colocación de las vías entre Almansa y Villena, adjudicada a la empresa Tecsa y Dragados, por un importe de 8 millones de euros el pasado julio. Se trata de un tramo de treinta y cinco kilómetros cuyas vías deben estar listas en seis meses, según reza en el contrato de adjudicación.
El Consejo de Administración de Adif adjudicó en julio a la empresa Tecsa y Dragados el montaje de las vías de la Alta Velocidad en el tramo Caudete-Villena, que se quedó colgado en la anterior legislatura por los olvidos del Gobierno socialista, y que se licitó tras destapar el alcalde de Villena, Francisco Javier Esquembre, que la llegada del AVE en diciembre de este año era imposible. De cumplirse el plazo de seis meses dado a la empresa, todo el tramo Albacete-Alicante de la nueva plataforma AVE tendrá sus vías y traviesas colocadas a principios de abril. No obstante, todo va a depender del ritmo de pagos de los trabajos.
Fomento no se atreve a dar una fecha concreta para la puesta en marcha del AVE entre Madrid y Alicante (la ministra Ana Pastor sólo ha apuntado oficialmente que a lo largo del primer semestre del año que viene), pero, de momento, ya se han producido dos movimientos estratégicos para tratar de adelantar plazos: la orden de la propia titular de Fomento de agilizar los trabajos y la inminente puesta en marcha de las obras para colocar las vías que faltan en el tramo de 35 kilómetros que conecta Albacete con Alicante.
Los materiales se depositarán en la base de Monforte del Cid, y entre los elementos singulares del trayecto destacan el viaducto de El Hondo (826 metros); otro sobre la A-35 de 207 metros y el viaducto de la autovía de Madrid (A-31), de 149 metros. Las obras incluyen la instalación de traviesas, balastro, carriles y aparatos de vía. El proceso del montaje se realizará en varias fases. Una vez descargadas las traviesas a lo largo de la plataforma, se extenderá una primera capa de balasto de 10 centímetros de espesor, sobre la que se colocarán las traviesas distanciadas 60 centímetros entre sí. Las operaciones tras la colocación del carril consistirán en el aporte de balasto mediante trenes de tolvas, bateos de vía, estabilizaciones, soldadura de carril, liberación de tensiones y perfilado de vía. Operaciones que se realizarán sucesivamente hasta alcanzar la nivelación, alineación y peralte con la tolerancia exigida.
Por otro lado, esta misma semana han comenzado a acelerarse los trabajos en la entrada del AVE en Alicante. El AVE llegará a la estación actual por un pasillo con 370 metros soterrados (en el túnel se ha vuelto a trabajar tras semanas sin actividad) y 630 metros a cielo abierto para finalizar en una playa de seis vías al norte de la estación. Cuatro de ancho internacional y dos de ancho convencional en el antiguo apeadero donde se limpiaban los trenes y se cargaban los vehículos en aquellos convoyes que permitían viajar con el coche.
El tren parará allí y los pasajeros accederán al vestíbulo principal por un acceso provisional que se hará por uno de los tinglados más próximos a la estación al que se le demolió una parte tras el acuerdo con el Ayuntamiento para derribar el que albergó unos talleres de automoción.
Recordar que la Generalitat aprobó en mayo el convenio por el que la Conselleria de Infraestructuras aseguraba la financiación que le restaba por aportar a la sociedad Avant para el pago de las obras del soterramiento de las vías. Lo hizo gracias a que la UE le confirmó una inyección de 32,2 millones de euros de los Fondos Feder, que el ejecutivo autonómico destina pagar el 80% de la cantidad que el queda por transferir a Avant; 40,3 millones de euros tras haber pagado ya 8,1 millones en el acondicionamiento de las cercanías ferroviarias entre la futura Vía Parque y San Vicente.

Enlace

Aquesta entrada s'ha publicat en TRAM i etiquetada amb , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s