El AVE hasta Albacete no pasará de 200 km/h al convivir la seguridad antigua con la nueva


El Ministerio de Fomento y Adif no precisan cuántos meses se necesitarán para homologar el sistema más sofisticado, que alarga el viaje con Madrid a 2 horas y 30 minutos

El tren de alta velocidad AVE Madrid-Alicante nace con limitaciones que atañen precisamente a su velocidad, al menos en el tramo Albacete-Alicante. Apenas sí podrá superar los 200 kilómetros por hora (frente a los 300 que alcanza en algunos tramos desde la capital manchega hasta la capital de España) debido a que el sistema de seguridad, comunicación y señalizaciones instalado convivirá durante varios meses (ni Fomento ni Adif precisan cuántos) con el de los trenes convencionales. Un portavoz de la filial de infraestructuras de Fomento, Adif, asegura que la baja velocidad ya fue anunciada por la ministra Ana Pastor el pasado abril en Alicante y que esa simultaneidad de sistemas ya se implantó en las pruebas iniciales de las líneas Madrid-Barcelona o Zaragoza. Otras fuentes ferroviarias muestran sus discrepancias al respecto.

Ayer llegó el primer tren con material rodante AVE propiamente a la estación de Alicante. Y lo hicieron varios convoyes, uno a primera hora de la mañana y otros dos por la tarde. Su misión es testar y comprobar la auscultación dinámica de catenaria y vía con el objetivo de verificar las condiciones geométricas y de la propia catenaria. Pero no únicamente. También los sistemas de seguridad, señalización y comunicación.

Hasta ahora, Adif había comunicado que en la línea entre Alicante y Madrid se había instalado el sistema ERTMS-2, el mismo que el instalado en la lìnea AVE con Málaga o con Barcelona y más avanzado que el usado en la línea de Valencia. En teoría este sistema ofrece más fluidez y garantiza la alta velocidad. Sin embargo, este diario ha tenido conocimiento, a través de diversas fuentes ferroviarias, que el sistema más sofisticado del mercado ferroviario convivirá plenamente entre Alicante y Albacete con el ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático). Es el mismo que se utiliza en las líneas ferroviarias convencionales como la de Alicante-Murcia, que ni siquiera está electrificada y depende de máquinas tractoras que usan el gasóleo.

Fomento, que deriva la información exclusiva sobre las obras de Alicante a Adif en Valencia, asegura que esta complementariedad de los dos sistemas de seguridad ya se dio en los primeros meses de funcionamiento de las líneas nuevas de Zaragoza y Barcelona. Otras fuentes ferroviarias consultadas por este diario lo niegan y dan por hecho que permanecerá en el tiempo (no seis meses de pruebas a las que alude Fomento) el sistema más rudimentario ASFA en varios subtramos entre la capital alicantina y la manchega. Lo atribuyen a los recortes presupuestarios del Ministerio y al ahorro puro y duro.

Así las cosas, durante los próximos meses (ni Fomento ni Adif precisan cuántos) el AVE de Alicante no superará los 200 kilómetros por hora hasta Albacete o desde Albacete. De Madrid a este punto sí que podrá alcanzar los 300 y hasta los 330 kilómetros por hora. Por ello, el tiempo de viaje no bajará de 2 horas y treinta minutos, que podría reducirse, aunque tampoco está claro, un cuarto de hora en los primeros meses de funcionamiento. Lejos quedan los cien minutos de viaje que anunció el entonces ministro de Fomento, Rafael Arias Salgado, en el año 99, en la cumbre del Palacio de San Esteban de Murcia que dio el pistoletazo de salida al proyecto bajo la coordinación de los gobiernos de Valencia, Murcia, Madrid y Castilla-La Mancha.

El tiempo de viaje será solo 35 minutos inferior al que invierten en estos momentos los trenes convencionales de Renfe (Alvia). La longitud del tramo ferroviario entre Alicante y Madrid es de 500 kilómetros, al haberse adoptado en su día el corredor por Cuenca. Al día de ayer, ni Fomento, ni Renfe, ni Adif pudieron concretar ni precios ni frecuencias ni tipo de viaje, aunque, al parecer, solo el primer AVE de la mañana y el último de la noche realizarán el itinerario hasta Madrid sin paradas en Villena y Albacete.

El AVE entre Madrid y Málaga (destino turístico directamente competidor de la Costa Blanca) tarda entre las 2 horas y 25 minutos y las 2 horas y 50 minutos, pese a la mayor distancia existente en línea recta.

Fuentes ferroviarias consultadas por este diario también apuntan a la posibilidad de que la dirección comercial de Renfe estudie en firme la posibilidad de utilizar en la línea con Alicante un material rodante de menores prestaciones. Se trataría de los trenes de la Rama 100, el antiguo Euromed (velocidad alta, no alta velocidad como el Altaris) que cubría la ruta Cartagena-Barcelona, a los que se aplicaron diversos cambios técnicos para hacer más pequeñas las rueda. Fomento guarda silencio sobre este punto.

A primera hora de ayer, un tren con material rodante Altaris que cubre la línea regular Madrid-Valencia testó las vías, las catenarias y los sistemas de seguridad antiguos y nuevos entre Madrid y Alicante. Entró a los andenes de la nueva estación. Por la tarde, lo hicieron otros dos convoyes, según Adif y Fomento.

En una nota, Adif informó de que Renfe había iniciado las pruebas con trenes AVE entre las estaciones de Albacete y Alicante con el fin de verificar la calidad del futuro servicio. Sin pasajeros. Aunque recientemente los trenes laboratorio de Adif culminaron con éxito las pruebas técnicas realizadas, ahora Renfe quiere comprobar con trenes comerciales el futuro servicio. Queda justo un mes para la inauguración.

Enlace

Anuncis
Aquesta entrada s'ha publicat en TRAM i etiquetada amb , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s