La Generalitat negocia con Hacienda la financiación del transporte público


La Conselleria de Infraestructuras trata de recuperar el contrato-programa que permitiría recibir del Estado entre 37 y 40 millones anuales

Bonig y Moragues viajan mañana a Madrid para abordar con el Ministerio la viabilidad de la subvención

Hace poco más de un mes la comisión de Infraestructuras y Transportes de Les Corts aprobaba una proposición no de ley presentada por el PP en la que se instaba al Consell que plantee al Gobierno central la elaboración de una ley que contemple la financiación del transporte público, en especial, el del ámbito metropolitano.

En el fondo de esta petición subyace el intento de recuperar el llamo contrato-programa, una ayuda del Estado que la Comunitat perdió hace más de una década y que alcanza al transporte urbano e interurbano, contemplando como tal tanto el autobús como el servicio ferroviario. Volver a disfrutarlo es una de las constantes reivindicaciones que ha planteado la Conselleria de Infraestructuras a los diferentes gobiernos de Madrid.

Desde hace año y medio el departamento que dirige Isabel Bonig está en negociaciones tanto con el Ministerio de Hacienda como con el de Fomento para la redacción de un contrato-programa para la financiación, en este caso, de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV). «Vamos a hacer todo lo posible para que la nueva financiación esté disponible bien vía contrato-programa bien a través de una nueva forma de financiación», aseguraba a comienzos de mes la consellera.

La viabilidad de que salga adelante este modelo tendrá mañana su prueba de fuego en la reunión que mantendrán la consellera de Infraestructuras y el conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues, en Madrid con representantes del Ministerio de Hacienda. Esta fórmula de financiación daría oxigeno a las cuentas de FGV, ya que el Gobierno central corre con el gasto de, aproximadamente, la mitad del déficit que genera cada billete de metro y de tranvía.

Sin embargo, todavía es reciente la última negativa del ministro Montoro, que rechazó la puesta en marcha del contrato-programa para 2013. Algo que confirmó la propia Bonig el pasado noviembre en Les Corts cuando explicó las cuentas de su departamento. Así, la Comunitat seguirá sin recibir los entre 37 y 40 millones de euros anuales que debería percibir por este concepto. Por lo menos hasta 2014, ya que las gestiones del Consell van encaminadas a la firma del contrato-programa para el próximo año.

Una de las condiciones del contrato-programa del Ministerio de Hacienda es que cada administración asuma la parte que le corresponde aportar.

Las ayudas del contrato-programa se vinculan al número de habitantes de los municipios y asciende a 31 euros por habitante y año. Esa cantidad se destina a financiar el transporte metropolitano.

En el caso de la autonomía serviría para paliar el déficit de FGV, que, por ejemplo, en 2011 supuso un coste para las arcas públicas de 103,5 millones. De ellos sólo se recuperaron unos 60 millones mediante la venta de billetes e ingresos por la venta de espacios publicitarios. Esto supone que, al no existir contrato-programa, la Generalitat debe asumir todo el déficit.

Enlace

Aquesta entrada s'ha publicat en TRAM i etiquetada amb , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s