Del ´tren botijo´ a la alta velocidad


La estación, así como las conexiones entre Madrid y Alicante, han experimentado grandes cambios desde 1858

El 4 de enero de 1858 llegó el primer tren a la estación de Alicante, conectándola con la capital de España, aunque su inauguración oficial fue el 25 de mayo. Mucho han cambiado las cosas desde entonces, tanto en lo referente al edificio de la terminal como en los trenes. Fue en 1893 cuando nació el popular “tren botijo”, una infraestructura turística que conectaba Alicante con Madrid a bajo coste y que recibió ese nombre por que los usuarios solían complementar su equipaje con botijos para combatir la sed y el calor durante el viaje. Desde Alicante Vivo apuntan a que el periodista Ramiro Mestre Martínez fundó estos trenes botijo “gracias a los que miles de madrileños pudieron ver el mar por primera vez”. Así lo explica el presidente de este colectivo, Alfredo Campello, quien explica que circularon sin interrupción hasta 1917, si bien el nombre se mantuvo durante décadas para los trenes que cubrían este recorrido.

Originariamente, se organizaban trayectos para que los turistas de Madrid vinieran de vacaciones a Alicante. Una vez en la estación eran recogidos por los carruajes de los diferentes balnearios del Postiguet, como relata Campello. Entonces, el trayecto se prolongaba durante alrededor de 14 horas. La situación ha cambiado radicalmente desde entonces y, aunque el AVE comparte ese carácter turístico, poco tiene que ver con el llamado “tren botijo”, teniendo en cuentas las comodidades y que conectará Madrid con Alicante en dos horas y veinte minutos en su trayecto más rápido.

El edificio de la estación, de estilo neoclásico del siglo XIX, también ha experimentado grandes cambios. Fue a finales de los años sesenta cuando desaparecieron las columnas que presidían el pórtico de entrada y se colocó un nuevo volumen acristalado. En los años noventa, se sometió a una segunda reforma que, como apuntan desde Alicante Vivo, ocultó aún más el diseño original de la terminal. Con motivo de la llegada del AVE y la construcción de la estación provisional se eliminaron también los tinglados ferroviarios del lateral, de principios del XIX, pese al compromiso de conservarlo. Desde el colectivo lamentan esa pérdida patrimonial y reiteran su reivindicación para proteger y recuperar la estación, que según afirman es la más antigua de España que se mantiene en uso. Al respecto, señalan que bajo el enlucido de granito se mantiene la fachada original.

Enlace

Aquesta entrada s'ha publicat en TRAM i etiquetada amb , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s