Los usuarios de la estación de Villena piden ampliar el vial de Santa Eulalia para acceder


Hasta los taxistas de Elda, Petrer y Alcoy usan de forma habitual el camino que atraviesa la colonia para llegar a la terminal ante la falta de conexión directa desde la autovía

El movimiento se demuestra andando. Esto es lo que ha sucedido ya en los escasos días que lleva en marcha el tren de alta velocidad. Las cifras registradas durante la primera semana de explotación con casi 6.500 viajeros dan la razón, por el momento, a aquellos que apostaron por este servicio ferroviario. También en Villena, donde solo en la jornada inaugural más de 170 pasajeros pisaron los andenes de la flamante estación, bien para subir o bajarse de uno de los ocho convoyes que hacen parada en la capital del Alto Vinalopó.

La opinión de los usuarios sobre la llegada del AVE a la provincia y más concretamente a esta comarca del interior es altamente positiva y esperanzadora. Pero el mayor hándicap, muy por encima de los precios del billete, es la manera de acceder hasta la nueva terminal ferroviaria, situada en medio del campo y a casi 15 kilómetros del casco urbano de Villena.

Así lo manifestaron a este periódico algunas de las decenas de personas que durante estos días han hecho uso de la estación. Es evidente que el único acceso habilitado por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) desde la zona norte, no convence ni satisface a la mayor parte de los beneficiarios del servicio. Sobre todo a los vecinos que se desplazan desde localidades enclavadas en el Medio Vinalopó, la Foia de Castalla o L’Alcoià.

Tanto es así que, tal y como avanzó este periódico, muchos de los viajeros que ya han utilizado la nueva estación villenense, en lugar de hacer el recorrido oficial han optado por coger el atajo en la A-31 a la altura de la Colonia Santa Eulalia y atravesar el camino asfaltado que desemboca en la terminal. Incluso taxistas de ciudades como Elda o Alcoy, conocedores del terreno, están utilizando esta ruta alternativa para llevar a sus clientes hasta la nueva estación del AVE.

Este es el caso de Alfonso Sánchez, con licencia en Elda, al que literalmente abordamos en pleno camino cuando unos minutos antes acababa de dejar a un cliente en la terminal ferroviaria. Este taxista, al igual que sus colegas eldenses, están realizando estos días multitud de desplazamientos a usuarios de los trenes Alvia que se han quedado sin parada en la vieja estación de Elda-Petrer en virtud de un convenio suscrito con Renfe. «Yo prefiero venirme por aquí, porque si tengo que dar toda la vuelta por el acceso oficial no llegaría a tiempo para pillar el tren y encima al cliente le costaría más caro el servicio al tener que hacer más kilómetros», explica Alfonso Sánchez.

Pero los taxistas de Elda o Petrer no son los únicos que están utilizando este trayecto alternativo. Los otras ciudades están siguiendo los pasos de sus compañeros de la comarca del Vinalopó. Este es el caso de Juan Vidal, con licencia en Alcoy, al que encontramos en la nueva estación realizando un trasbordo a una vecina de su ciudad que iba a coger el AVE para viajar a la capital de España. «Yo me he desviado por Santa Eulalia porque se ahorra mucho tiempo y camino para llegar aquí», según ha constatado sobre el terreno este taxista alcoyano. Pero, además de chóferes profesionales, también se ha podido ver a muchos particulares conduciendo su coche por esta especie de travesía del desierto. Algunos de ellos, sin tener conocimiento del terreno y con la única referencia de abandonar la A-31 al llegar al cruce de Santa Eulalia.

Y si no, que se lo digan a María Campos, una vecina de Novelda que tuvo la «infeliz» idea desplazarse hasta la estación de Villena para coger desde la nueva terminal el tren hasta Madrid. «No sabía que esto estaba tan complicado; si lo sé, me voy a Alicante a coger el tren», lamenta Campos, que viajaba a la capital de España por motivos laborales. Y es que era la primera vez que esta noveldense pisaba estos parajes y a punto estuvo de perderse por los caminos de Dios, según relató mientras esperaba su tren sentada en el flamante hall de la estación villenense. «Menos mal que he salido de mi casa con tiempo de sobra, porque llamé al Ayuntamiento de Villena para informarme sobre cómo llegar hasta aquí y no supieron explicarme; incluso escuché unas risas y unos comentarios de fondo diciendo ‘es otra que pregunta por el AVE’», denuncia esta viajera que, tras la decepcionante experiencia vivida, no volverá a coger el tren en Villena, según aseguró.

Todos estos viajeros del AVE coincidieron en recalcar la urgente necesidad de acondicionar este camino rural que, pese a no estar señalizado, se ha convertido en el acceso alternativo para las decenas de usuarios que se desplazan hasta la nueva estación desde los municipios como Elda, Novelda, Alcoy o incluso desde Yecla y Jumilla, en Murcia. Estas poblaciones, además de concentrar una elevada población aglutinan una importante industria que requiere de una buena conexión ferroviaria con el centro de España.

El éxito o el fracaso de la estación de Villena dependerá en gran medida de la mejora de los accesos a la nueva terminal, pues de lo contrario se arriesga a perder los escasos usuarios con los que ha arrancado.

Enlace

Aquesta entrada s'ha publicat en TRAM i etiquetada amb , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s