Castedo exige a Sant Joan, El Campello, San Vicente y Mutxamel que paguen el autobús


El Ayuntamiento no puede asumir más el déficit del servicio sin la subvención del Consell y anuncia que sufragará solo los recorridos por la ciudad

EN CIFRAS

18,3

millones de euros pagó el Ayuntamiento por el servicio de autobuses en 2012. La Generalitat solo aportó 250.000 euros y el Gobierno central 1,17 millones.

1,9

millones de euros le quedan en estos momentos al Ayuntamiento para sufragar todo el servicio de autobuses del segundo semestre de 2013, tras abonar la liquidación pendiente de 2012 y los seis primeros meses de 2013.

El Ayuntamiento de Alicante ha dicho basta. Las maltrechas arcas municipales no pueden seguir afrontando el elevado coste del servicio de autobús de la ciudad y de su área metropolitana, tras la pérdida de la subvención al transporte de la Generalitat. Por eso el Consistorio ha decidido pagar solo por los kilómetros que las líneas realicen en su territorio. El resto de municipios conectados por el sistema TAM deberán abonar su parte si quieren que el servicio se mantenga.

Ayer mismo, la Junta de Gobierno Local aprobaba la liquidación del servicio de autobuses de 2012 que obliga al Ayuntamiento de Alicante a pagar a Masatusa 1,9 millones de euros para ajustar cuentas. En total, según consta en el expediente, las arcas municipales han pagado 18,3 millones de euros por este servicio en 2012, una cifra que se viene incrementando en casi dos millones por año y que es «insostenible», según recoge el interventor municipal en su informe.

Ante esta situación, el Ayuntamiento aprobó también que en la liquidación de 2013 con las empresas adjudicatarias, el Ayuntamiento se hará cargo solo de los kilómetros de recorrido que los autobuses de Masatusa y La Alcoyana han realizado dentro del término municipal de Alicante. Los consistorios de Sant Joan, El Campello, San Vicente del Raspeig y Mutxamel, que se benefician de este sistema, tendrán que pagar su parte, algo que hasta ahora no hacían.

El convenio regulador del sistema TAM se aprobó en enero de 1999. Lo suscribieron la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Alicante e incluye la red urbana de transporte (autobuses rojos de Masatusa), cuya titularidad corresponde al Ayuntamiento, y las líneas de autobús interurbano que unen Alicante con San Vicente, Mutxamel, Sant Joan y El Campello (autobuses azules de La Alcoyana) y la línea TRAM Alicante-El Campello, cuya titularidad es de la Generalitat.

El Consistorio alicantino abonaba un 35% del coste del servicio y la Generalitat el 65% restante. Sin embargo, en 2012 el Consell solo aportó un 1,5% del coste del sistema TAM (250.000 euros) lo que dejó al Ayuntamiento en una situación muy difícil a la hora de costear el servicio y le obligó a introducir recortes.

A esto se suma, según recoge el interventor municipal, Joaquín Oltra, la «sucesiva ampliación de la prestación de servicios» y las propias características de la concesión, que han hecho que «el déficit del sistema de transporte se haya incrementado fuertemente en los últimos años, sobre todo en los tres últimos», que es cuando ha caído en picado la aportación de la Generalitat. Pasando de 7,2 millones pagados por el Ayuntamiento en 2004 a 18,3 en 2013.

Una situación de la que Intervención culpabiliza al Consell «en gran parte, al dejar unilateralmente de pagar la subvención a que se comprometió en el convenio TAM, la cual compensaba la no financiación del sistema por los demás municipios beneficiados». Ello obliga, considera Oltra, a la adopción de medidas urgentes que garanticen la prestación del servicio, sin que tenga que financiarlo íntegramente el Ayuntamiento de Alicante, pues «no es esta su competencia ni tiene consignación presupuestaria suficiente».

Y es que la situación es alarmante, dado que en el presupuesto 2013 existen consignaciones para el transporte público por valor de 13,6 millones de euros, de los cuales, contabilizados los gastos hasta el mes de junio, solo quedan 3,8 millones, 1,9 de los cuales se han de destinar a la liquidación del servicio de 2012. Esto es, solo queda para todo el segundo semestre del año un crédito de 1,9 millones de euros.

Esta clara incapacidad de financiación ha llevado a Intervención y al Ayuntamiento a aprobar que este año y a partir de ahora «se hará cargo solo de las cantidades relativas a los servicios respecto de los cuales ostenta la competencia con arreglo a la legislación vigente, es decir, los prestados a sus habitantes y dentro de su término municipal». Así, de las cantidades ya aportadas en 2013 se restarán las que se correspondan a kilómetros recorridos y bonos subvencionados en otros municipios, cuya factura se pasará a los mismos. Y lo mismo se hará en el segundo semestre.

Enlace

Advertisements
Aquesta entrada s'ha publicat en TRAM i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s