El descenso de pasajeros dispara las pérdidas a los 18 millones


Un informe de la Infraestructuras revela que el sistema del TAM ha perdido 13 millones de usuarios en 6 años

El Consell garantiza que no se cerrará ninguna línea pero plantea al Ayuntamiento financiar a medias las interurbanas

Un informe de la Conselleria de Infraestructuras sobre el sistema del Transporte Metropolitano de Alicante (TAM) revela que el modelo actual se encuentra ya al borde de la quiebra económica, debido al descenso de pasajeros y el aumento de los costes, que le van a llevar a cerrar con un déficit de 16 millones este año y de 18 millones en 2014, según los datos a los que ha tenido acceso este periódico. El transporte urbano e interurbano llegó a tener cerca de 33 millones de pasajeros en 2007, año en el que comenzó una caída espectacular de las cifras hasta cerrar este año en el entorno de los 20 millones de usuarios, según el Consell.

La Conselleria de Infraestructuras asegura que el servicio no se va a perder y los autobuses interurbanos seguirán circulando sin problemas el año que viene, pero «es necesario replantear la situación con el Ayuntamiento. Vamos a plantearle financiar al 50% estas líneas, pero de ninguna manera desaparecerá el servicio. Los usuarios tienen que estar tranquilos», apuntaron desde el departamento de la consellera Isabel Bonig.

El TAM siempre ha tenido pérdidas y depende de las subvenciones públicas porque aunque muchas líneas son deficitarias se trata de un transporte público, pero la precaria situación financiera, tanto del Ayuntamiento de Alicante, sometido a un control estricto desde el punto de vista económico, como el Consell, lo hacen insostenible tal como se diseñó, según apuntan desde Infraestructuras. La Conselleria ha pasado de aportar hasta 7,5 millones de euros al año en 2010 (cantidad máxima), hasta los dos millones para el presente ejercicio –todavía sin convenio y sin aportación– y de ahí no pasa, «porque no podemos asumir más aportación, y porque en realidad el déficit del sistema interurbano –autobuses azules– se acerca a nuestra aportación», según apuntaron ayer fuentes del Consell que, por otro lado, recordaron que su responsabilidad son las líneas metropolitanas (Sant Joan, San Vicente, Mutxamel y El Campello).

De hecho, la concesión del servicio finaliza el 31 de diciembre y aunque la adjudicataria actual tiene un año de prórroga, Infraestructuras prepara ya un nuevo concurso público para buscar gestor, que puede ser el actual o un grupo nuevo. En cuanto al servicio urbano (autobuses rojos) que circulan por la calles de la ciudad y, entre otras zona de extrarradio como Urbanova, la gestora tiene concesión hasta 2019, según la conselleria.

La solución a medio plazo pasa, según el Consell, por reestructurar las líneas, lo que podría llevar a la reducción de frecuencias, según los técnicos. Para ello, debieran sentarse en la misma mesa el Ayuntamiento, la Conselleria de Infraestructuras y el prestadora del servicio.

Mientras, la situación se ha enturbiado esta semana con la posibilidad de plantear un ERE que se estudia para la plantilla de trabajadores de La Alcoyana, la empresa que se encarga del servicio metropolitano. Algo que se interpreta por los trabajadores y los sindicatos como el comienzo de un camino que terminará en la eliminación de líneas, algo que niega en rotundo el Consell. De momento, los 8 despidos que se anunciaron para el 1 de enero se han parado y el martes visita Alicante la consellera Bonig.

Enlace

Aquesta entrada s'ha publicat en TRAM i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s