La estación del AVE no despega en Villena


Seis meses después de entrar en funcionamiento, con una inversión de 11,5 millones, la media de ocupación entre semana es de diez viajeros al día

La estación de Alta Velocidad de Villena de la línea Madrid-Alicante, en la que el Ministerio de Fomento ha invertido 11,5 millones de euros, no termina de despegar. Sus obras se adelantaron cinco meses y entró en funcionamiento hace medio año pero, desde entonces, el número de viajeros que sube o baja del tren en la moderna terminal no supera la decena de lunes a viernes. Los fines de semana hay algunos más pero no muchos más a pesar de que son cinco trenes AVE y dos Alvia los que paran en Villena todos los días en cada sentido de la circulación.
La venta de billetes en ventanilla es prácticamente inexistente porque la mayoría de los usuarios los adquiere por internet ya que así se ahorra más de dos euros. De los cuatro establecimientos comerciales que Adif ofrece en la estación para ser utilizados en régimen de concesión administrativa, locales cuyas superficies oscilan entre los 52 y los 95 metros cuadrados, sólo se ha ocupado uno. Y lo ha arrendado el Ayuntamiento de Villena para instalar una oficina de promoción turística que sigue cerrada porque el equipo de gobierno quiere compartir este espacio con otros municipios de la zona.

El aparcamiento privado construido junto a la estación, cuya gestión y explotación también ha sido adjudicada por Adif, es en estos momentos el servicio más utilizado del nuevo complejo ferroviario. No obstante, al encontrarse el edificio rodeado de campos los conductores no tienen ningún problema en encontrar aparcamiento en cualquier camino o ensanche de las inmediaciones. Así que los resultados de ocupación de las más de cien plazas del parking tampoco están siendo los esperados.

Son varios los motivos que pueden explicar la baja actividad que está registrando la estación en sus seis primeros meses de vida. Entre ellos figura su aislada ubicación al encontrarse en un paraje situado a seis y ocho kilómetros de los cascos urbanos de Villena y Sax, la falta de un vial de conexión con la cercana autovía de Madrid, la supresión de la línea de autobuses y taxis que se puso en marcha inicialmente y la nula señalización para poder llegar a través de los caminos rurales que parten de Santa Eulalia. Dicen los expertos que este tipo de inversiones deben ser valoradas a largo plazo porque a corto son ruina. Y parece que no les falta razón.

Enlace

Aquesta entrada s'ha publicat en TRAM i etiquetada amb , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s