El Parque Central de Alicante se ejecutará por fases para evitar nuevos retrasos


Las obras, con un coste estimado de 23 millones, podrían comenzar en 2016; incluyen varias torres de edificios, comercios, viviendas y pequeños bosques

El esperado Parque Central de Alicante, que ocupará la superficie de las vías del tren una vez soterradas, se urbanizará por fases y de forma progresiva conforme esté cubierto el tendido ferroviario. El coste de salida del proyecto se ha calculado en 23 millones de euros, que incluso podrían ir a la baja. Todo parece diseñado para que la ejecución del proyecto no se demore más y las obras puedan iniciarse en el plazo de un par de años.

Ese presupuesto estimado parte del supuesto de que sea la Administración quien asuma la urbanización, en cuyo caso incluso se podría rebajar sustancialmente, según explicó ayer el director general de la sociedad Avant, Javier Martínez Barco, quien matizó que todo dependerá del tipo de instalaciones deportivas que se pretenda acondicionar –por ejemplo, puede haber una diferencia sustancial «si se dota con una pista de petanca o con un estadio para grandes eventos»–. En cambio, si el urbanizador es un promotor privado, el presupuesto se disparará a unos 40 millones de euros, al tener el cuenta el beneficio empresarial y los costes de financiación a crédito.

Los plazos completos, cuando ya estén residiendo los inquilinos de las viviendas contempladas en este Plan Especial del Sector OI/2 de Alicante, se alargarán a entre 8 y 10 años, según las estimaciones de Martínez. Ahora, el proyecto pasará a exposición pública para la presentación de alegaciones, su aprobación por el Pleno del Ayuntamiento y, posteriormente, por la Generalitat, un proceso que durará un año y medio al tener que concluir obras en marcha en la actualidad para el soterramiento.

Dos colegios

Además de la parcela reservada para la construcción de un colegio, Avant ha añadido otra para un segundo centro educativo, de acuerdo con la Generalitat. Entre ambos quedará un corredor de tránsito peatonal que se corresponde con una antigua via pecuaria.

El barranco del colector de San Blas quedará soterrado y se catalogará la actual Estación de Renfe así como los ficus, para su conservación. La arquitecta redactora del planeamiento, Esmeralda Martínez, anticipó que en el lado norte (en el borde de San Blas) predominarán los bajos comerciales para dar vida a unas calles sin actividad –por tratarse de urbanizaciones cerradas con piscina y patio interior–. En la otra parte del corredor (junto a Benalúa), se completarán con viviendas de la misma altura que las ya existentes unos solares hoy vacíos que se utilizan como improvisada zona de aparcamiento.

Tiendas y servicios

El estacionamiento junto a la estación desaparecerá y, en parte de ese espacio y otro colindante se levantará una torre de 20 pisos –la más alta del proyecto– para uso comercial, dado que los estudios de otras ciudades donde llegó el AVE han mostrado que a medio plazo se genera esa necesidad de tiendas y servicios. Habrá otras torres más pequeñas en los cruces a la altura del antiguo paso a nivel y de la Vía Parque, final de este nuevo pulmón verde para la ciudad, que en su parte central se asemejará a una sucesión de pequeños bosques.

Enlace

Aquesta entrada s'ha publicat en TRAM i etiquetada amb , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s